8 DE MARZO · SIENDO IRREPRENSIBLES

Los químicos saben que en el haz de luz, aunque no vemos sino un rayo, realmente hay tres: el químico, que es invisible; el calórico, que produce calor y por tanto, se siente aunque no se ve; por último el luminoso, que es el visible. Si están presentes estos tres rayos, hay luz, y si hay luz, es porque están presentes los tres.

No es difícil comprender perfectamente esta verdad de la ciencia, pero es un hecho probado, y es análogo al hecho no menos real de la presencia de la santísima Trinidad. Dios el Padre es invisible, Dios el Hijo es el que resplandece y actúa por medio del Espíritu Santo, que es el que se siente, aunque no se ve.

declaracionmarzo8

versomarzo8