6 DE ENERO · JESÚS EL CENTRO DE MI VIDA

Desde niño Samuel siempre soñó con volar, pero nació en 1834 cuando ni la bicicleta se había inventado. Este hombre llegó a convertirse en el gran profesor Samuel Langley, uno de los científicos más reconocidos del mundo.

En cierta ocasión alguien le dio 50 mil dólares para que realizara su gran sueño. Una gran multitud se unió para ver el inicio de ese gran invento “La Maquina Voladora”; no obstante, esa gran maquina chocó contra el piso. Los medios de comunicación, las personas y la sociedad en general comenzaron a criticarlo; fue así como Langley se dio por vencido y murió como un hombre destrozado.

A la vez, dos jóvenes que no se habían graduado del colegio, también tenían el mismo sueño. Sin embargo, a diferencia de Samuel, ellos no pudieron conseguir apoyo financiero. También su maquina voladora chocó, no sólo una vez, sino muchas veces. Pero cada vez aprendían de la sabiduría de sus intentos pasados, fue así como en 1903 su maquina voladora hecha en casa con un presupuesto de tan sólo 1.000 dólares, tomó vuelo.

Esa maquina voladora traspasó la ilusión de lo imposible. Langley se cayó y los hermanos Wright también; no obstante, estos últimos perseveraron hasta lograrlo.

declaracion6enero

verso6enero

temasoracion2016