6 DE DICIEMBRE · ATRÉVASE A VIVIR EN FE

Cuando el Señor me dio la palabra: «Sueña con una iglesia muy grande porque la iglesia que tú pastorearás será tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena del mar, que de multitud, no se podrá contar», ya en mí corazón ardían las multitudes y sabía que las pocas ovejas que tenía se convertirían en multitudes incontables. Para aquel entonces, le compartí mi meta a un pastor amigo: «Tendré una iglesia de tres mil personas». Él, por poco se rió y con una expresión burlona me dijo: «Grande es tu fe».

A pesar de eso, a los pocos años ya había logrado mi meta, aunque dentro de mí sabía que no podía conformarme porque lo que Dios me había hablado aún no se había cumplido. Tenía que proyectarme en otro desafío. Cuando llegamos a los diez mil miembros, un pastor de la ciudad me dijo: «¿No sería bueno que te dedicaras a cuidar aquellas personas que tienes en lugar de estar pensando tanto en el ganar más y más gente? Mi respuesta fue firme: «Mientras en esta ciudad hay siete millones de personas que no conocen a Jesús, ¿cómo me podré quedar satisfecho con lo que he logrado? No descansaré hasta ver a mi ciudad y a mi nación rendidas a los pies de Jesucristo».

declaracion6diciembre verso6diciembre