4 DE ENERO · EL PODER DE UNA VISIÓN

Un día Thomas Alva Edison llegó a su casa y le entregó un papel a su mamá y le dijo: “Mi maestro me dio este papel y me indicó que no lo leyera, que solo te lo entregará a ti”.

Con lagrimas en los ojos su mamá leyó en voz alta la carta. “Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él, y ya no tiene maestros suficientemente inteligentes para entrenarlo. Por favor, desde ahora entrénelo usted en su casa. Que ya no regrese a esta escuela”.

Muchos años más tarde, luego de que la madre de Edison falleciera, siendo él uno de los inventores más importantes de la historia, se dispuso a revisar los papeles que sus padres tenían en casa. Allí, en un rincón de uno de los cajones encontró un papel, aquella carta que le había entregado a su maestro. Al abrir el papel leyó: “Su hijo es un enfermo mental. No lo recibiremos más en esta escuela”.

Edison rompió en llanto durante muchas horas, y ese día en su diario escribió: “Thomas Alva Edison fue un niño con retraso mental. Pero su madre fue una heroína que creyó en él, por eso se convirtió en el genio del siglo”.

declaracion4enero
memorizarenero4

temasoracion2016