4 DE MARZO · PODER QUE VIVIFICA

Mucho aprendemos de lo que Dios ha creado a nuestros alrededor. Las águilas nos enseñan grandes verdades para nuestra vida:

Son determinadas. Si ponen sus ojos en una presa, se comprometen a no quitar la mirada de ella, hasta alcanzarla. Se enfocan. Nada las distrae. No le tienen miedo a las tormentas. Usan la corriente del viento para elevarse a un nivel de vuelo más alto. Pueden ver la paz, al otro lado de la tormenta, no huyen de ella, la enfrentan.

¿Es determinado en su interior hasta lograr la meta que Dios le dio? ¿Cuánto podría lograr usted si no se distrajera con lo bueno, o malo, que está sucediendo a su alrededor? ¿Todavía le asustan las tormentas? Crea que Dios lo ha creado para volar alto. Tome cada tormenta como un medio de elevarse aún más en su comunión con Dios, en su fe y en su autoridad.

declaracion4marzo

verso4marzo