Bob Wieland perdió ambas piernas cuando estaba sirviendo a su país en la Guerra de Vietnam. Para un atleta con sueños de una carrera en los deportes profesionales, la tragedia era especialmente difícil de llevar. Pero Bob no cayó en la destrucción de la amargura, por medio de su confianza en Dios y en su Palabra visualizó su futuro de una manera muy diferente, nunca se vio postrado en una silla de ruedas o reclamándole a Dios por su triste situación, él tuvo una visión, y reclamó cada una de las promesas para ver sus sueños cumplidos, a pesar de su condición. “Hago lo mejor que puedo para aplicar la Palabra de Dios a mi vida, porque yo sé que funciona”.

Bob tomó la Palabra de Dios, y clamaba, “la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza del hombre” (1 Corintios 1:25 NVI).

Quizá eso explica porque Bob, quien camina con sus manos, ha completado una caminata de tres años a través de los Estados Unidos, la Carrera a través de América en una bicicleta normal, los maratones de Nueva York y Los Ángeles, el triatlón Hawaiano Hombre de Hierro, y ha levantado en la banca un peso récord de 507 libras.

El de verdad ha encontrado que Dios puede perfeccionar su fuerza a través de nuestras debilidades, y que una visión clara de nuestro futuro puede ser el arma más poderosa del mundo para hacer cada uno de nuestros sueños una realidad.

declaracion3juliof

verso3juliofinal

oremos16junio

3 JULIO · ÉL NOS AYUDA EN LA DEBILIDAD

|