Una historia en China habla de un anciano labrador que tenía un viejo caballo para cultivar sus campos. Un día, el caballo escapó a las montañas. Cuando los vecinos del labrador le dijeron que mala suerte tenía por perder el caballo, él les replicó: “¿Buena Suerte? ¿ Mala Suerte? ¿Quién Sabe?”.

Una semana después el caballo volvió trayendo consigo una manada de caballos salvajes. Entonces sus vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte y este les respondió: ”¿Buena Suerte? ¿Mala Suerte? ¿Quien Sabe?”.

Cuando el hijo del labrador intentó domar uno de aquellos caballos salvajes, se cayó y se rompió una pierna. Todo el mundo consideró esto como una desgracia. No así el labrador, quien se limitó a decir: “¿Buena Suerte? ¿Mala Suerte? ¿Quién Sabe?”.

Unas semanas más tarde, el ejército entró en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota, lo dejaron tranquilo. Había sido ¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe? Así pues, será postura sabia que dejemos a Dios las situaciones que se nos presenten. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”. Romanos 8:28

A través de la fe podemos entrar en una relación profunda con Dios; de este modo, transformáremos las circunstancias positivamente y llamáremos las cosas que no son como si fuesen. Podremos cambiar lo caótico en algo hermoso, y tornar las adversidades en peldaños que nos lleven a conquistar las más grandes bendiciones. Cuando tenemos la certeza de que Dios guía nuestro caminar, podemos declarar lo que afirma el Salmo 23: “Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. Es la declaración de una oveja que confía plenamente en su pastor, confía en su poder, fidelidad y amor. Este salmo declara al final con toda certeza ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días y en la casa de Jehová moraré por largos días. Es una confianza total en Dios.

Las promesas de Dios no desaparecen y su palabra permanece, nuestro deber es creer y avanzar. Esto me constituye en testimonio de fe para otros.

declaracion28m

verso28m

28 MARZO · TRANSFORMADOS POR SU GLORIA

|