“Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal” (Génesis 2:9).

Este pasaje describe el árbol como delicioso, y es un prototipo de todas las bendiciones que Dios tiene para su vida. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17). Cuando el Apóstol habla de “toda buena dádiva” se refiere a toda prosperidad, toda excelencia y todo lo que usted pueda querer en esta vida, porque todo ello proviene del Padre de las luces.

Dios siempre quiere bendecir, pero muchos rechazan Sus bendiciones porque les han enseñado que tienen que vivir en pobreza, basándose en la palabra que dice: “Bienaventurados los pobres en espíritu…” (Mateo 5:3). Mateo dice que son bienaventurados los pobres en espíritu, no quienes no tienen para pagar la renta, eso no trae bienaventuranza.

La buena dádiva proviene del Padre Celestial, quien tiene suficiente provisión para usted, con la cual podrá bendecir a otros. El Señor enseñó que nos pondrá por cabeza y no por cola, y prestaremos a muchas naciones y no pediremos prestado (Deuteronomio 28:12-13).

La bendición de Dios enriquece y Él nos da el privilegio de disfrutarla. Dios no lo prosperará económicamente, y dejará que su hijo se enferme. o permitirá que su familia se destruya. Porque la bendición de Dios es integral, es decir, Él bendice sus finanzas, su familia, su salud y su ministerio.

declaracion25septiembre

verso25septiembre

temasoracion6sept

25 SEPTIEMBRE · LA PROSPERIDAD DEPENDE DE SU DECISIÓN

|