Una de las bendiciones más grandes para el ser humano, es que este pueda disfrutar de una vida de familia, esto es como descansar en delicados pasto o como estar cerca de aguas tranquilas. (Proverbios. 5:15-17). Podemos hacer de nuestra casa un pedazo de cielo o una sucursal del infierno. El mayor desafío que enfrenta cualquier persona es construir su propio hogar y levantar a su propia familia en el temor de Dios.

Dios creó de dos seres uno solo para que siempre el uno fuera el apoyo del otro. Satanás sabe que es mucho más difícil doblegar la voluntad de dos personas que están en un mismo sentir, por esto es que trabaja para distanciarlos y así doblegarlos con más facilidad.

Dios le proporcionó a Adán su compañera como esa ayuda idónea. Sería su apoyo, su soporte y ambos formarían un equipo. Salomón dijo: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Eclesiastés 4:12).

No debemos permitir que con el paso de los años el matrimonio caiga en la monotonía. Tenemos que esforzarnos para mantener siempre encendida esa llama romántica del amor. Cuando dos personas están unidas en amor, respeto, armonía y disfrutan sirviendo al Señor, todo esto será como poderosas murallas que protegerán no sólo al matrimonio sino también a su descendencia.

En este día agradece a Dios por darte una hermosa familia. De igual manera, determinare cuidarla y protegerla porque este ha sido el mayor tesoro que el Señor te ha confiado.

declaracion25dic

versodic25

temasoracion6sept

25 DICIEMBRE · PROTEGER EL HOGAR QUE DIOS NOS DA

|