24 DE ENERO · ESPÍRITU DE SABIDURÍA

César Malan, fiel siervo de Dios, durante un viaje en tren desde Ginebra a París se halló en el compartimiento del vagón con un hombre que le discutió vivamente la doctrina cristiana. A cada uno de esos argumentos Malan respondió con un texto bíblico, pues Malan no era sino un cristiano sencillo que no se atrevía a entrar en controversia con su opositor.

Por esto le contestaba con un texto, de los cuales tenía un gran arsenal en su memoria. Al fin, el hombre indignado, contesto:

-¿No entiende usted que no creo en la Biblia y es inútil citármela? La única respuesta que Malan le dio fue:

<<Si no creéis que yo soy – dijo Jesús-, en vuestros pecados moriréis. >>

Algunos años más tarde Malan recibió una carta de un desconocido que le explicaba su conversión y, refiriéndose al incidente del tren, decía :<< Usted tomó la espada del espíritu que me traspasó de lado a lado. Cada vez que yo trataba de evitar sus golpes, usted me daba un nuevo golpe con su cita bíblica.>>

Me hizo sentir que yo no lo combatía a usted, sino a Dios, y esto dejó un profundo impacto en mi corazón que me ha llevado a escudriñar de nuevo el cristianismo hasta encontrar todo lo que enseña acerca de la fe cristiana.

verso24enero verso24enero