El Apóstol Pablo dijo: “Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante” (1 Corintios 15:45).

Para que la redención se pudiera llevar a cabo, se requería que Jesús como hijo de Dios viniera para revertir la maldición de Adán. Razón por la cual fue concebido, no por hombre, sino directamente por el Espíritu de Dios que hizo sombra sobre el vientre de la virgen María. Jesús vino como la única oportunidad de redención para aquellos que creyeran en Él. Jesús tenía un nuevo código genético, por Sus venas corría sangre de linaje real; Él sabía que nacía para reinar, aunque también entendió que antes de que esto sucediera debería ofrendar Su vida por la redención del mundo.

Recibir y darle la bienvenida a Jesús en nuestro corazón como nuestro salvador, es recibir un nuevo código sanguíneo, es ser parte de un nuevo linaje. Recuerde lo que Jesús dijo: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna…” (Juan 3:36a).

Hoy es una oportunidad especial para agradecerle a Dios por habernos dado a Emanuel. Invítalo a tu corazón y ríndele tu vida. Declara que Él es tu redentor y que su luz vive en ti, sé que su hermosa presencia te guiará en esta Tierra.

Les deseo una Feliz Navidad, que el amor y la paz de Jesús llene de alegría sus hogares.

declaracion24dic

versodic24

temasoracion6sept

24 DICIEMBRE · DEMOS LA BIENVENIDA A EMANUEL

|