22 DE OCTUBRE · DANDO VIDA A TRAVÉS DE LA PALABRA

Los habitantes de Buenos Aires se detuvieron asombrados, admirados, risueños, preocupados y esperanzados. Delante de ellos, en uno de los lugares más céntricos de la ciudad, se levantaba una estructura semejante al célebre Partenón de Atenas.

Este moderno Partenón estaba hecho con veinticinco mil libros después de haber sido exhibidos un tiempo, los libros fueron regalados a todo el pueblo: veinticinco mil libros entregados a un pueblo ávido de leer.

No obstante, hay libros y más libros, y no todos los libros que se imprimen son convenientes. Hay libros que difunden la verdad, la espiritualidad, la decencia, la moral y la fe. Pero hay otros que hacen precisamente lo contrario: nublan el entendimiento, difunden la mentira y el error, esparcen las tinieblas y confunden la razón.

Hay un solo libro que se eleva por encima de todos esos libros es la Biblia: la eterna, sabia y universal Palabra de Dios.

Es el libro que necesitan todas las almas, todas las familias, todas las naciones. Porque es el libro que conduce a la verdad salvadora, Jesucristo, el único camino, la única verdad y la verdadera vida. Pudieran desaparecer todos los libros del mundo y quedar sólo la Biblia, y sin embargo ese solo libro nos llevaría a la salvación, a la libertad y a Dios.

declaracion22octubre verso22octubre