21 DE MAYO · MI COMPROMISO CON DIOS

Comprender el poder que hay en la Cruz de Jesucristo es algo que se obtiene por revelación divina. Solo el Espíritu de Dios es el único que nos puede dar esta revelación. Una de las preguntas que el Espíritu de Dios le hizo al maestro Derek Prince fue: –“De las tres cruces en el Monte Calvario, la del medio, ¿a quién pertenecía? Piensa bien antes de responder”. Y él pensó: –“Esa cruz no fue hecha para Jesús, sino para Barrabás”. –¿Entonces Jesús tomó el lugar de Barrabas? –“Sí Señor”, respondió él. –“¿Yo pensé que Jesús había tomado tu lugar?”. En ese momento el maestro Derek Prince comprendió que tanto él, como cada uno de nosotros, por así decirlo, somos ese Barrabás.

Cada uno de nosotros por muy buenos que hayamos sido, le hemos fallado a Dios en una o en otra forma. La cruz tipifica la manera como los delincuentes debían pagar por sus delitos. Pero ¿por qué alguien tan justo como Jesús tuvo que morir en la cruz y de esa manera? La repuesta es muy sencilla, si Él no lo hubiese hecho ninguno de nosotros nos salvaríamos. Dios nos amó tanto que entregó a Su único Hijo por nosotros.

Pastora Claudia de Castellanos

declaracion21mayo verso21mayo