20 DE MAYO · ALGUIEN SE INTERESÓ EN MÍ

No sé si ha tenido la oportunidad de estar en un mercado típico de algún pueblo. He podido estar en algunos. Es todo un espectáculo, ese día hay comercio de todo: Ovejas, vacas, aves, etc., además todo lo que la tierra produce. Esto me hacía pensar en lo que era el mercado siglos atrás, donde era muy normal que estuviesen siendo expuestos a la venta tanto hombres como mujeres para que alguien los comprara como sus esclavos.

La gente los identificaba porque encima de sus cabezas había puesta una lanza, y quien poseyera los recursos suficientes podía comprar alguno de ellos. Los esclavos no tenían derecho a opinar, era como si no tuvieran voluntad. A una mujer la podían comprar para que hiciera las tareas más duras, o la podían convertir en un objeto sexual, y podemos ver que algo similar es lo que el pecado hace con aquellos que seden a sus deseos.

Pablo aconseja: “Despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos. Y renovaos en el espíritu de vuestra mente, Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:22-24).

declaracion20mayo verso20mayo