2 DE JULIO · FE QUE DA VIDA A LOS SUEÑOS

El conocido misionero John Paton vivía en un frecuente peligro mientras trabajaba con los ostiles aborigenes que nunca habian oído el evangelio. En una ocasión tres brujos afirmaron que tenían en poder para causar la muerte del misionero, solo necesitaban alguna cosa que él había mordido. Para desmentir su pretención supersticiosa, el misionero mordisqueó tres hermosas ciruelas y las entregó a los brujos, que naturalmente no pudieron causar la muerte que pretendían apesar de tener todo lo que habían solicitado.

Ellos habían afirmado que causarían la muerte de Paton antes del domingo mediante sus embrujos. El misionero se presentó el domingo muy campante para celebrar su culto en ese poblado y desacreditar el pretendido poder de los brujos.

La declaración de estos fue: “Nosotros poseemos el poder que nos han otorgado nuestros dioses pero el Dios del misionero existe y tiene más poder que los nuestros”.

Desde aquel entonces la influencia de Paton creció y pronto tuvo el gozo de llevar a algunos de los habitantes de aquel pueblo a los pies de Jesús.

Recordemos las palabras que el Señor le dijo a Josué: “Nadie te podrá hacer frente, en todos los días de tu vida, como estuve con Moisés estaré contigo. No te dejaré ni te desampararé”. Josué 1:5

declaracion2julio verso2julio