16 DE JUNIO · EL PODER CREADOR DE LA PALABRA

El Pastor Cho comparte en su libro “La cuarta dimensión” acerca de una mujer que sufría de artritis y estaba muy delicada en el hospital. Cuando él fue a orar por ella, en medio de su plegaria, el Espíritu Santo le dijo: “No grites más. Ora y reprende. No puedo fluir a través de ella porque ella odia a su anterior marido”. El Pastor Cho sabía que ella se había divorciado 10 años atrás, y entonces dijo: “Divórciese de su marido”. Ella lo miró sorprendida y le contestó: “Pastor, usted sabe que nos divorciamos hace 10 años”.

Él agregó: “Sí, se divorció legalmente, pero mentalmente usted nunca se ha divorciado de Él. Lo maldice cada mañana pues hay odio en su corazón. Nunca se ha divorciado de él en su imaginación, él aún vive allí y ese odio está secando sus huesos y la está destruyendo, por eso tiene padece un artritis incurable. Ningún doctor jamás podrá curarla”. Ella le respondió: “¡Oh, pero él me hizo tanto mal! Cuando me casé con él nunca tuvo un trabajo. Gastó todo mi dinero. Estropeó mi vida y al final me dejó por otra mujer. ¿Cómo puedo amarle?”.

Ella libró un fuerte batalla en su interior, pero poco a poco empezó a sentir amor por su ex marido, y orando pidió a Dios que lo bendijera y salvase, y le diera toda clase de bendiciones. El poder de Dios comenzó a fluir a través de ella, y ella fue tocada. En menos de tres meses estaba completamente sanada de la artritis.

declaracion16junio verso16junio