13 DE ABRIL · BENEFICIOS DE LA OBEDIENCIA

¿Cómo puede alguien puede convertirse en un portador de la Palabra de Dios? Salomón dijo: “Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas. Porque el que me halle, hallará la vida, y alcanzará el favor de Jehová” (Proverbios 8:34-35).

1. Oír atentamente. Entender la Palabra traer un gran alegría, es algo que produce una gran confianza en nuestros corazones; oír nos lleva a tomar los correctivos necesarios.

2. Velando a mis puertas cada día. Dios nos ha dado grandísimas promesas, pero no podemos permitir que ellas pierdan su valor o se duerman dentro de nosotros, sino que debemos declararlas continuamente, como si cada una de ella fuera ya una realidad.

3. Aguardando a los postes de mis puertas. Los postes era el lugar donde el padre de familia ponía la marca de la sangre para proteger todo lo que estuviese dentro de la casa. Esto nos habla de la confianza que debemos tener en lo que la Sangre de Jesús hizo por cada uno de nosotros.

4. Porque el que me halle, hallará la vida, y alcanzará el favor de Jehová. Estas son palabras que brotan del corazón de Dios para dar dirección a cada uno de Sus hijos, pues el que tiene a Jesús en su corazón, tiene la vida.