Una mujer de veinticinco años de edad llevaba una vida muy turbulenta, con un sin número de problemas que la habían acompañado por muchos años; su compañero había decidido transitar por la senda de la drogadicción, lo que los condujo a graves problemas emocionales, económicos y también físicos.

Su hijita había nacido con una enfermedad incurable, ella sufría de cáncer en uno de sus senos y ya había perdido el cabello y sus uñas, llegó a pesar treinta y dos kilos; enfrentaba todo sin el respaldo de su familia. En estas condiciones llegó a la iglesia, allí sintió que salía del abismo donde se encontraba, pues entendió que todas las respuestas a sus necesidades estaban en Dios y en Su Palabra.

Enseguida decidió tomar los correctivos y uno de ellos fue, que se determinó a servirle a Dios si Él la sanaba; en el proceso entendió que había hecho de su esposo un ídolo, él creía que no importaba lo que le hiciera a su mujer, ella jamás lo dejaría, ella se lo había demostrado dejando a sus padres, renunciando al seno del hogar para aventurarse con él, que la indujo a la droga y a la vida que todo ello acarrea, y aún esta mujer soportó la infidelidad de parte de él.

Al darse cuenta de todo ello decide renunciar a él y cuando él la ve tan firme en sus convicciones decide cambiar su vida y arrepentirse. El Señor la sanó a ella completamente, salvó su matrimonio, sanó a su hijita; ahora ella cumple la promesa que le hizo a Dios. Hoy en día con su esposo lideran miles de vidas y sirven al Señor, han sido de gran inspiración para muchos que anhelan restaurar todo aquello que el enemigo les robó.

Cuando conocemos a Dios recuperamos nuestra identidad y comprendemos lo que fuimos por causa de nuestra ignorancia; lo que somos, por causa del amor redentor de Dios y lo que seremos en Él, Sus siervos y Sus ministros. Ahora entendemos que somos parte de la familia de Dios.

La imagen del hombre es el resultado de lo que el pincel de las circunstancias dibujó de ellos. Dejemos que la pluma de la palabra de Dios dirigida por el Espíritu Santo, dibuje nuestra verdadera imagen.

declaracion11mayo

verso11mayo

11 MAYO · CAMBIANDO NUESTRA IMAGEN

|