11 DE ENERO · DÁNDOLE SENTIDO A LA VIDA

El cuidador de un faro que trabajaba en una costa rocosa, recibía aceite una vez al mes para mantener su llama ardiente. Como vivía cerca de la población no le faltaban visitantes. Una noche una mujer necesitaba aceite para mantener a su familia caliente. Otra noche un padre necesitaba aceite para su lámpara, otro para lubricar una rueda.

Todas las peticiones parecían legítimas y el cuidador trataba de suplirlas. Hacia el final del mes se le acabó el aceite, lo que causó que el faro se apagara. Esto produjo que muchas naves se estrellaran en esta costa.

El hombre recibió la reprensión de sus superiores: “Se te da el aceite por una sola razón, queremos mantener el faro ardiendo. No podemos suplir todas las necesidades del mundo, no podemos atender a todas las peticiones, pero algunos lo intentamos y al final se nos acaba el aceite. Así que estime con sensatez sus capacidades, apéguese a ellas y enfóquese”.

verso1enero 1enerodeclaracion